síndrome metabólico

Síndrome metabólico: ¿Cuáles son sus características y riesgos?

Todavía hay muchos desacuerdos sobre el síndrome metabólico, pero el hecho es que la obesidad, junto con las grasas elevadas, la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, representa un grave riesgo para la salud.

El síndrome metabólico es una entidad clínica que incluye el tipo central de obesidad y dos de los cuatro factores de riesgo enumerados:

  • Triglicéridos elevados (> 1,7 mmol / L)
  • Colesterol HDL reducido (<0,9 mmol / L para hombres y <1,1 mmol / L para mujeres)
  • Presión arterial elevada (> 130/85 mmHg con hipertensión arterial previamente conocida)
  • Azúcar plasmática en ayunas elevada (> 5,6 mmol / L) y / o intolerancia a la glucosa (7,8-11,1 mmol / L después de una comida), así como con diabetes previamente diagnosticada.

Aunque todavía hay desacuerdos sobre el síndrome metabólico como entidad clínica independiente, los datos epidemiológicos sobre el alcance de los efectos de las enfermedades cardiovasculares en la salud general sugieren de alguna manera la necesidad de combinar varios factores de riesgo principales en una sola entidad clínica.

Esto se ve reforzado por el hecho de que la presencia simultánea de varios factores de riesgo aumenta acumulativamente los riesgos de enfermedad cardiovascular.

Obesidad

Son preocupantes los hechos y las tendencias de que uno de cada tres adultos tiene un problema de obesidad, que forma la columna vertebral de la definición misma de síndrome metabólico. Lo que además contribuirá a la escala pandémica de la obesidad son los datos sobre la obesidad en niños y adolescentes, que según la Organización Mundial de la Salud está hasta tres veces más representada en  países del tercer mundo en comparación con los desarrollados.

La obesidad, según el índice de masa corporal (IMC), se divide didácticamente en sobrepeso (ITM 25-30) y obesidad (ITM> 30), y hoy en día nos encontramos cada vez más con obesidad mórbida (ITM> 40).

Hipertensión

Se pueden asignar indicadores de pandemia similares a la presión arterial alta. Hoy en día, se considera que uno de cada tres adultos tiene hipertensión arterial, solo que, a diferencia de la obesidad, la distribución por edades de la “hipertensión arterial” se desplaza algo más hacia la edad media y avanzada.

La principal característica y problema de la hipertensión arterial es, en primer lugar, la ausencia de síntomas específicos que alertarían al individuo para iniciar el tratamiento. Aquellos síntomas que solemos asociar con la hipertensión, como dolor de cabeza occipital, palpitaciones, resistencia algo peor, se caracterizan principalmente por años de hipertensión no reconocida con complicaciones crónicas ya desarrolladas como enfermedad renal crónica e hipertrofia del músculo cardíaco.

La ingesta excesiva de sal definitivamente nos puede conducir hacia la presión arterial alta y, además, tiene un efecto muy adverso sobre el debilitamiento gradual de la función renal.

Dislipidemia

Un perfil de lipidograma deficiente, es decir, un trastorno del metabolismo de las grasas, es simplemente un factor principal de la aterosclerosis acelerada , es decir, la calcificación de los vasos sanguíneos, que por lo tanto pierden su elasticidad y el aumento de la rigidez contribuye aún más a la progresión de la presión arterial alta.

Diabetes

La diabetes, como otro de una serie de “asesinos silenciosos“, es en sí misma una pandemia de proporciones alarmantes. El tipo más común es el tipo 2, que está precedido por años de resistencia a la insulina y obesidad.

Aunque sabemos mucho sobre la diabetes, así como sus complicaciones, y pese a los fuertes avances en el abordaje terapéutico con avances tecnológicos en diversas formas de control y seguimiento de la glucorregulación, lo cierto es que el número de personas con diabetes está en constante crecimiento. La diabetes afecta cada vez a más jóvenes y, en la práctica, vemos cada vez más a menudo a niños y adolescentes con todos los criterios cumplidos para la diabetes tipo 2, que son todos gravemente obesos.

El segundo tipo más común de diabetes es el tipo 1. Al menos representa menos del 10% del número total de diabéticos, su inicio relativamente temprano (niñez y adultez temprana), la necesidad de tratamiento y monitoreo a largo plazo, y su calidad, es una carga adicional para el individuo y para el sistema de salud.

Es un hecho devastador que el 85% de todos los costos para el tratamiento de la diabetes son complicaciones, y los costos de las diversas formas de terapia con medicamentos representan solo de siete a ocho del costo total del tratamiento.

Resistencia a la insulina

La amplia prevalencia, la falta de especificidad de los síntomas y el considerable malentendido por parte de gran parte de la profesión médica hacen necesaria la necesidad de tratar más activamente la resistencia a la insulina como uno de los principales factores de riesgo de diabetes.

La diabetes suele estar precedida por años, incluso décadas, de resistencia a la insulina, que, como coincidencia, se asocia con enfermedad tiroidea autoinmune y síndrome de ovario poliquístico.

Es un trastorno del metabolismo de los carbohidratos en el que, debido al progresivo debilitamiento del efecto periférico de la insulina, se produce una hiperinsulinemia reactiva. El efecto anabólico de la hormona insulina es uno de los supuestos del aumento de peso y la consecuente obesidad.

¿Cómo se realiza el tratamiento del síndrome metabólico?

El síndrome metabólico implica la expresión múltiple de factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, por lo que casi la mitad de la población mundial en los países desarrollados aún muere en la actualidad.

Durante el tratamiento es necesario realizar cambios significativos en los hábitos de vida como evitar el sedentarismo, el ejercicio regular, la dieta debe ser sana y equilibrada, es necesario evitar el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, productos del tabaco, bebidas carbonatadas y azucaradas. Es necesario reducir la ingesta de sal desde temprana edad. La prevención de la obesidad debe realizarse de todas las formas posibles, especialmente en los niños.

La conciencia constante debe ser omnipresente: desde el consultorio médico, el entorno familiar, a nivel de jardines de infancia, escuelas, políticas de salud pública, y las organizaciones no gubernamentales, es decir, las asociaciones de ciudadanos pueden aportar una contribución muy útil.

El enfoque en capas para el tratamiento activo del síndrome metabólico implica la participación interdisciplinaria de varias profesiones médicas, desde la medicina familiar, diabetólogos, cardiólogos, nefrólogos, neurólogos, cirujanos vasculares, oftalmólogos, fisioterapeutas, nutricionistas, enfermeras, entre otros profesionales de la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *