cálculos biliares

Cálculos biliares: todo lo que debes saber

Cálculos biliares

Aunque a menudo son asintomáticos, los cálculos biliares pueden causar una incomodidad muy desagradable y un dolor intenso. La cirugía es la mejor opción de tratamiento y, hasta entonces, se debe seguir una dieta orientada a la salud de los riñones y el conducto urinario.

La bilis es un líquido corporal que se crea en el hígado y, a través del hígado (conducto hepático), ingresa a la vesícula biliar y luego la bilis con el agua biliar va a la parte superior del intestino (duodeno). La función de la bilis es múltiple, principalmente permite la excreción de partes de los glóbulos rojos, el exceso de colesterol, pero ayuda en la absorción (absorción) de grasa y colesterol del intestino delgado.

La bilis se compone de sales biliares, electrolitos, pigmentos biliares como bilirrubina, colesterol y otras grasas. La vesícula biliar se encuentra en el lado derecho del abdomen debajo del hígado.

Causas de los cálculos biliares

La causa exacta de los cálculos biliares aún no se conoce, pero se cree que son causados por un trastorno químico con niveles elevados de colesterol o, por ejemplo, bilirrubina en la sangre. La mayoría de los cálculos contienen colesterol, mientras que un número menor contiene bilirrubina. Una persona puede tener una piedra, pero varias de ellas pueden ser de diferentes tamaños.

No importa qué tipo de cálculo sea, el cuadro clínico y el tratamiento son básicamente los mismos. La mayoría de los pacientes que tienen cálculos biliares no presentan problemas, o son mínimos, como sensación de hinchazón, intolerancia a ciertos alimentos (legumbres, pimientos, huevos, específicamente yema de huevo) y alimentos ricos en grasas. Muy a menudo, los cálculos se descubren accidentalmente en exámenes ecográficos sistemáticos y, con menor frecuencia, debido a los problemas más graves que causan.

En los casos más graves, hay dolor en el abdomen, principalmente ubicado debajo del arco costal derecho, que puede extenderse a la cuchara y al hombro derecho. Estos dolores pueden ser extremadamente severos y van acompañados de náuseas y vómitos y, a veces, fiebre. Si el cálculo es lo suficientemente grande como para causar una obstrucción del conducto biliar, el paciente puede volverse amarillo y las heces pueden ser blancas.

¿Cuándo se necesita un procedimiento de emergencia?

En tales casos, generalmente se requiere el uso de antibióticos de amplio espectro y cirugía de emergencia. Es mucho mejor planificar la cirugía en condiciones controladas si se detectan cálculos biliares.

La cirugía en condiciones controladas es generalmente simple: extirpación laparoscópica de la vesícula biliar. Esto significa que se utiliza un instrumento óptico a través de tres o cuatro aberturas en la pared abdominal para observar el campo operatorio, así como los instrumentos que se utilizan para extraer la vesícula biliar y soplar dióxido de carbono.

En caso de que el operador considere que se necesita una operación clásica, se decide por ella. La cirugía clásica es necesaria en el tercer trimestre del embarazo, en personas extremadamente obesas o si la vesícula biliar y los conductos están tan alterados que la cirugía laparoscópica no sería segura.

También existe un tercer método para eliminar cálculos cuando se encuentran cálculos biliares durante la gastroscopia, que luego se extrae con instrumentos médicos. Este procedimiento tiene indicaciones muy limitadas: solo si el cálculo es lo suficientemente pequeño como para ser atrapado con un instrumento y solo hay uno.

Por supuesto, la cirugía laparoscópica es el método de elección debido a su muy rápida recuperación y mucho menos dolor que la cirugía clásica. Un dolor levemente más fuerte ocurre uno o dos días después de la operación, debajo de ambos hombros debido al soplo de dióxido de carbono en la pared abdominal.

Grupos de riesgo

Las piedras suelen aparecer después de los 40 años, pero también pueden aparecer antes. En riesgo de cálculos biliares están:

  • Personas con sobrepeso.
  • Colesterol alto y triglicéridos en la sangre.
  • Trastornos del metabolismo de la bilirrubina.
  • Mujeres que dieron a luz.
  • Pacientes que tienen familiares que han tenido cálculos biliares.
  • Personas que bajaron de peso de forma abrupta.

¿Qué dieta seguir?

En primer lugar, es necesario evitar el alcohol, luego las yemas de huevo y todos los productos que contengan yemas de huevo (tortas, pero también pasta), reducir al mínimo la ingesta de grasas, comer alimentos ligeramente picantes, evitar las legumbres, comer con más frecuencia y menos. También debes evitar la fruta fresca (cómela en forma de compota) y el café fuerte.

Después de la operación, toma tiempo recuperarse; aunque después de un par de semanas, habremos recobrado nuestra salud y estilo de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *